fbpx

Tras este año tan extraño llega la Navidad con sus ritos.
Aunque nunca me han encantado especialmente estas fechas, me doy cuenta la importancia que tiene mantener algunos rituales, especialmente ahora, con tanto movimiento, cambio e incertidumbre.

Los ritos aportan estabilidad, orden en la conciencia, magia compartida,  cohesión y sentido de pertenencia.  Colocan en su lugar a lo efímero, pues dotan de significación y apreciación a lo que subyace. Restan caos, fugacidad y soledad.

Parafraseo al filósofo Byung-Chul Han, en su libro “La desaparición de los rituales”, pues más bonito no se puede contar, para resaltar sus beneficios:

Hacen en que la vida sea festiva y mágica, nos salvan de la mera supervivencia. En la fiesta es tiempo detenido y la vida se mira así misma.
Constituyen el vacío necesario para generar comunidad de resonancia, en la que resonar con otros, aunque no estén presentes.
Constituyen el armazón necesario para que el tiempo no se desintegre en una sucesión de presentes sin asidero, en un consumo de vivencias, sensaciones e información efímeras, sin significar.
Es pura forma vacía de contenido moral. Es ética de cortesía, de las bellas formas que se repiten.

Desde el punto de vista del Coaching, los rituales son parte del lenguaje metafórico que incorporamos en las sesiones, pues constituyen una ancla muy potente para: configurar transiciones, atravesar umbrales, significar lo que nos da fuerza de vida, cerrar lo que hemos decidido dejar atrás, aceptar aquello contra lo que hemos estado luchando, procesar pérdidas, conectar con nosotros mismos, celebrar logros, y mantenernos enfocados.

¿Cómo diseñar un ritual?
Te ofrezco algunas ideas que te pueden ayudar, para diseñar un ritual para ti mism@ o para ayudar a otros a que lo diseñen:

  • Identificar el propósito del mismo: ¿para qué lo quieres? ¿qué quieres que simbolice para ti?.
  • Visualizarse en el momento justo una vez realizado: ¿qué ha quedado grabado en tu memoria? ¿qué sientes ahora? ¿había otras personas? ¿quienes? ¿dónde ha tenido lugar? ¿cómo ibas vestida? ¿cuánto ha durado? ¿qué sensaciones perceptivas has tenido?.
  • Identificar objetos, imágenes u otros símbolos a incluir, cómo vas a generar la sucesión de experiencias sensoriales que has visualizado,  el lugar específico donde llevarlo a cabo y el momento concreto.

Hasta aquí, el artículo del blog! Estaré encantada si me escribes con tus comentarios.

Àngels Pons
Socio Fundadora

 

Si te ha gustado el artículo, síguenos y comparte 😀!