fbpx
¿Eres líder ombligo o líder bisagra?

¿Eres líder ombligo o líder bisagra?

Una función fundamental de un buen líder es generar vínculos profesionales fuertes, de calidad, ya sea entre los integrantes de su propio equipo como entre el equipo y otros sistemas a los que pertenece: la organización, otras áreas del negocio, el corporativo, la matriz, prescriptores, inversores, clientes, usuarios finales, colegios profesionales, sector público relacionado, comunidad en la que se está inmerso…

 

Dedicar las energías que hace falta a ello no es además de nuestras funciones habituales, si no que es primordial para contar con equipos empoderados y conectados con todo lo que les rodea, lo que permite que desplieguen su potencial con conciencia y sentido, escuchando y reconociéndose y comprendiendo los contextos y sistemas con los que se afecta mutuamente.

No es posible estar en el centro del equipo, ser los que más sabemos de todo, tenerlo todo controlado, ejercer de mediadores entre los conflictos interpersonales… y además ejercer de bisagra.

Mejor vamos aceptando que somos limitados y mejor que lo queramos ser….entonces tendremos el placer (o no nos quedará más remedio) que contar con otras personas que sean en algunos temas más competentes que nosotros, que el equipo tome decisiones sin nosotros y que tiren millas sin que pretendamostenerlas controladas.

Es decir, soltar unas cosas, de las que se puede hacer responsable el equipo para hacernos cargo de otras que son indelegables y que nos sirven para generar vínculos de calidad internos y externos:
  • Generar y sostener un futuro deseado común
  • Promover un clima de confianza y ambición
  • Asegurar la pertenencia
  • Facilitar conexiones y tejer complicidades
  • Proporcionar una información fluida y útil en todas direcciones
  • Proveer de sentido las decisiones tomadas por el equipo y las decisiones tomadas en otros ámbitos y que afectan al propio equipo

Nuestras habitualidades como líderes las deberían constituir todos los indelegables.

¿Cuántas energías hemos de dedicar a generar vínculos internos y externos?

La necesidad de generar vínculos tiene una correlación positiva con la  complejidad organizativa y sectorial: a mayor complejidad, mayor porcentaje de dedicación a generar vínculos es necesaria.

Podemos establecer un mínimo de un 50% de nuestra atención y acción.

 El otro 50% correspondería a objetivos, resultados, tareas, funciones, capacitación y motivación de personas.

 

¿En qué porcentaje vínculos internos y externos?

Se aconseja un mínimo de un 50% a vínculos externos y si ya tenemos el equipo  maduro, entonces podríamos dedicar hasta un 80%.

¿Soy buen líder?

¿Soy buen líder?

Esta es la pregunta que se hacen la mayoría de los managers que participan en los programas para el desarrollo de liderazgo que doy en diferentes empresas.

A la inmensa mayoría, por no decir a todos, les importa su liderazgo.

Son conscientes de que ellos solos no van a ninguna parte, de que se trata de “nosotros”. Son las personas con las que comparten muchas horas, ilusiones, vivencias y dolores de cabeza.

Saben que las personas son el centro del presente el germen del futuro.

Saben que la calidad del tramo de la vida de todos que se dedica al trabajo, así como los destinos que se alcancen depende, en gran medida, de su liderazgo.

Me preguntan cómo pueden saber si están liderando bien a sus equipos.

Prefiero responder con 4 preguntas sencillas, dirigidas, más que a sus cualidades de líder o a sus comportamientos de liderazgo, al impacto que generan.

Se trata de desplazar la mirada desde el líder al equipo mismo, de observarlo en movimiento:

1. ¿Saben claramente a dónde van?

¿qué nos responde cada uno de los integrantes del equipo sobre los objetivos? ¿cuando prioriza tareas, hacia qué objetivos enfoca?

2. ¿Están correctamente desafiados?

observamos si las personas están:

▪ en movimiento, en tensión media, proponiendo ideas, con ambición.

▪ quietos o en tensión baja, aburridas, por hacer más de lo mismo.

▪ en tensión demasiado alta, crispadas, o bloqueadas por exceso de desafío.

3. ¿Despliegan su potencial?

¿que aprendizajes significativos han realizado en el último año? ¿cuántas veces han cometido errores felizmente?¿cuántas ideas propias han puesto en marcha? ¿cuántos cambios han iniciado?¿cuántas decisiones han tomado?¿en qué ahora son mejores que el año anterior?

4. ¿Se lo pasan bien juntos?

¿Están habitualmente contentos? ¿Se buscan para lo profesional y lo personal?

Tras este breve e intuitivo diagnóstico los líderes pueden contestarse a sí mismos su pregunta.

Si la respuesta a las 4 preguntas es SÍ, te felicito: eres un excelente líder.

En caso de que no puedas contestar con un rotundo SI a alguna de las 4 cuestiones, tal vez se debe a factores externos o tal vez todavía no eres un excelente líder, pero puedes llegar a serlo.

Te sugiero las siguientes posibilidades:

1. Dirección clara

¿se trata de clarificar objetivos? ¿de priorizarlos? ¿se trata de proporcionar de sentido y propósito a los mismos? ¿de establecer objetivos comunes hasta ahora no explícitos? ¿de clarificar expectativas?

2. Desafío estimulante

¿se trata de aumentar el nivel de desafío o de reducirlo? ¿tal vez de proporcionar mayores certezas o acompañamiento para navegar en la incertidumbre?

3. Espacio para desplegarse

¿se trata de aumentar el protagonismo de los equipos?¿su responsabilidad? de tratarlos como adultos?¿de no dar como líderes respuesta a todo? ¿de dejar espacio a los demás para inventar, para probar y equivocarse? ¿de enriquecer el puesto de cada uno? ¿aumentar la delegación?¿permitir/impulsar el cambio?

4. Pasarlo bien juntos

¿se trata de fomentar colaboraciones o espacios donde conectar desde lo no estrictamente profesional? ¿se trata de abordar conversaciones necesarias para soltar resentimientos o para fortalecer vínculos? ¿de identificar intereses comunes?

Recuerda que un equipo es un reflejo de su líder!

Blog de Coaching y liderazgo

Blog de Coaching y liderazgo

Experiencias desde el coaching

Nos hace ilusión estrenar este blog, con el que queremos compartir acerca del coaching, despertar curiosidades, ampliar miradas, conectar con vosotros desde la mente y el corazón.

 

Artículos redactados a partir de experiencias, algunas a partir de una sesión de coaching, de una formación, de una lectura, de una observación de la vida, de una experiencia personal y otras de una conexión con algo que sucede que enciende un chispazo de sentido.

 

Coaching y Liderazgo: Vida y Profesión

En éstos últimos 17 años de mi vida, mi profesión pivota totalmente en el coaching, tanto en la escuela como en las empresas, pues doy formación de lo que hago continuamente y hago de lo que doy formación: de coaching y liderazgo.

Disfruto enormemente el conversar con nuestros alumnos, coachees, clientes, ese afectarnos mutuamente que sucede cuando hay conexión y no juicio, cuando hay una apertura para explorar juntos y compartir vida y profesión, un compromiso mutuo con el aprendizaje.

Me hace feliz pensar contribuyo al bienestar y aprendizaje de las personas.

Esta profesión enriquece también mi vida: me mantiene un contacto permanente con “lo humano”, con sus vulnerabilidades y su grandeza, me proporciona sentido, no deja de sorprenderme y también me hace más humana. Le estoy por tanto muy agradecida.

También me doy cuenta de que hasta la fecha le he puesto muy poca pluma.

Tiendo a expandir y conectar las ideas en un fluir continuo de chispazos, sin amarrarlas, dejando que se diluyan en la confianza que vienen otras, o tal vez demasiado apresurada para hacerlo.

Tal vez es momento de usar la pluma para retenerlas un poquito más, que sirvan como palanca más consciente de transformación propia y tal vez ajena.

Para acercarme más a vosotros, a personas con las que ya nos conocemos y a personas con las que todavía no.

La ilusión de un “nosotros” de intereses compartidos, aunque con algunos todavía no nos conozcamos.

Espero que lo disfrutéis.

 

Angels Pons

Socia fundadora de Abiwell