fbpx
Nuevos escenarios de competitividad y talento

Nuevos escenarios de competitividad y talento

Ayer estuve en el inspirador Forum Amec: “Empresa 2030: nuevos escenarios de competitividad”.

Me alegré enormemente de escuchar la opinión sobre talento y soft skills que de forma generalizada mostraron los Ceo’s y directores que participaron en los debates, que nos dejaron las siguientes perlas:

“En la era de la digitalización y del desarrollo de la inteligencia artificial, hay que contar con personas y equipos con talento, si no, la tecnología no funciona”

“Para tener socios locales es imprescindible poner la energía en las relaciones, generarla y conservarla”

“Para sacar adelante proyectos complejos, el cariño es fundamental”

“El talento lo atrae el proyecto con propósito, la cultura y el jefe, los mismos tres factores que lo ahuyentan”

“La potencia del propósito de nuestro proyecto ha hecho que el talento venga solo”.

Y la que me hizo sonreír: “El talento quiere cuestionar las cosas y divertirse!!!”.

Totalmente de acuerdo!

Las mochilas nos las ponemos nosotros

Las mochilas nos las ponemos nosotros

Rosa está muy contenta porque le acaban de ofrecer un puesto de trabajo que le hace ilusión y que le implica irse a vivir a Singapur. La familia le acompañará.

Rosa me lo cuenta con alegría, con el cuerpo ágil y brillo en los ojos.

A continuación, empieza a hacerse las siguientes preguntas:

¿Cómo dejo a mi equipo actual en relación con los cambios que están habiendo en la Organización?, ¿cuál será la mejor estructura del área con estos cambios?, ¿quién tendría que sucederme?, ¿cuál será el mejor colegio allí para mis hijos?,¿cómo mi pareja va a encontrar trabajo o a socializar allí?

Automáticamente se encoge y se apaga el brillo de sus ojos. Le sobreviene un peso en la espalda, a modo de mochila.

¿Quién ha de resolver todas estas cuestiones? ¿quién ha de tener las respuestas? ¿quién ha de tomar las decisiones?

Rosa lo está viviendo como si ella “tuviese que “fuese la responsable de encontrar las soluciones a todo ello tomar todas las decisiones ella sola: su sucesor, la relación del equipo que queda con la Organización, el futuro trabajo o entretenimiento de su pareja en el nuevo país, la educación y socialización de los hijos…

Hasta que encontró la declaración mágica: NO SÉ.

La dijo primero con curiosidad, pues toda la mochila se transformó en un camino a explorar y no como soluciones a “tener que” saber. Y luego con  alegría, pues se da cuenta de que el camino a explorar es compartido! con otras personas que también son responsables y están involucradas.

Rosa se siente mucho más liviana.  Para mantenerse en esa liviandad decide poner una etiqueta de NO SÉ en el reverso del teléfono móvil, que está con ella cada minuto. Así cada vez que alguien le haga o que ella misma se haga una de estas preguntas, responderá NO SÉ con una sonrisa y se hará la siguiente pregunta:

¿Con quién ha de hablar para tomar una decisión conjuntamente? ¿con quién no ha de hablar ni tan solo, sino permitir que cada uno decida lo que le corresponde?

Por supuesto, al finalizar exclamo lo habitual: ¡qué obvio era!

Nos encontramos en lo humano

Nos encontramos en lo humano

El otro día, preparando una formación, recuperé el vídeo danés All That We Share . En el vídeo se organizan personas en diferentes agrupaciones, como los católicos, los de altos ingresos, los de pueblo o los que nunca han visto una vaca, entre otros.

Una persona va pidiendo que den un paso al frente los que coincidan en temas varios, como haber hecho el amor la última semana, sentirse solo, ser padres adoptivos, haber sufrido acoso escolar, haber sido acosadores, etc.

No hay una sola agrupación que responda un solo tema sino que son personas de diferentes agrupaciones las que responden a cada uno de los temas, juntando a ejecutivos con moteros, deportistas con enfermeras, ancianos con hooligans

Hay personas con las que creemos que tenemos cosas en común y otras con las que creemos que tenemos muy poco en común. Cuánto nos equivocamos!

Estereotipos y prejuicios

Esto me lleva a reflexionar sobre los estereotipos. Conocemos dos rasgos de una persona y ya extrapolamos como son, como piensan, qué gustos tienen, qué vida han vivido, cómo se sienten, de lo que son capaces…

Abrimos y cerramos posibilidades continuamente a los demás. Y por lo tanto, también a nosotros mismos.

Son interesantes las estadísticas de discriminación del Instituto europeo para la Gestión de la Diversidad.

En la sociedad, los principales factores donde las personas se sienten discriminadas son edad, género y religión.

En la empresa es llamativo ver que uno de los principales factores de discriminación es la apariencia física, junto con la edad.

Estereotipos : Seguridad o humanidad

Una empresa, que es una pequeña sociedad, también se compone de personas a las que se encasilla y actuamos igual: tomamos decisiones basándonos en cuatro cosas, y a veces justo en las que nos distancian; creemos saber enseguida si trabajaremos bien juntos o de lo que alguien va a ser capaz de hacer…a veces conocemos poco al compañero con el que hemos estado trabajando años y años.

Tal vez, si conectamos desde lo humano, tomaremos decisiones que nos enriquecerán como personas y como profesionales.

La conexión surge de emocionarnos juntos en momentos compartidos en el día a día o en ocasiones puntuales. Queramos o no, avanzamos junto con otros y nos afectamos mutuamente. ¿Vamos a ignorar, a rechazar o a buscar esta vinculación?

Los estereotipos son la barrera para la conexión. Los estereotipos nos aportan seguridad y rapidez al relacionarnos, pero es en lo humano donde nos encontramos con los demás.

¿Queremos sentirnos seguros y rápidos o queremos sentirnos humanos?

Angels Pons

Socia fundadora de Abiwell
Blog de Coaching y liderazgo

Blog de Coaching y liderazgo

Experiencias desde el coaching

Nos hace ilusión estrenar este blog, con el que queremos compartir acerca del coaching, despertar curiosidades, ampliar miradas, conectar con vosotros desde la mente y el corazón.

 

Artículos redactados a partir de experiencias, algunas a partir de una sesión de coaching, de una formación, de una lectura, de una observación de la vida, de una experiencia personal y otras de una conexión con algo que sucede que enciende un chispazo de sentido.

 

Coaching y Liderazgo: Vida y Profesión

En éstos últimos 17 años de mi vida, mi profesión pivota totalmente en el coaching, tanto en la escuela como en las empresas, pues doy formación de lo que hago continuamente y hago de lo que doy formación: de coaching y liderazgo.

Disfruto enormemente el conversar con nuestros alumnos, coachees, clientes, ese afectarnos mutuamente que sucede cuando hay conexión y no juicio, cuando hay una apertura para explorar juntos y compartir vida y profesión, un compromiso mutuo con el aprendizaje.

Me hace feliz pensar contribuyo al bienestar y aprendizaje de las personas.

Esta profesión enriquece también mi vida: me mantiene un contacto permanente con “lo humano”, con sus vulnerabilidades y su grandeza, me proporciona sentido, no deja de sorprenderme y también me hace más humana. Le estoy por tanto muy agradecida.

También me doy cuenta de que hasta la fecha le he puesto muy poca pluma.

Tiendo a expandir y conectar las ideas en un fluir continuo de chispazos, sin amarrarlas, dejando que se diluyan en la confianza que vienen otras, o tal vez demasiado apresurada para hacerlo.

Me hace feliz pensar contribuyo al bienestar y aprendizaje de las personas.

Esta profesión enriquece también mi vida: me mantiene un contacto permanente con “lo humano”, con sus vulnerabilidades y su grandeza, me proporciona sentido, no deja de sorprenderme y también me hace más humana. Le estoy por tanto muy agradecida.

Tal vez es momento de usar la pluma para retenerlas un poquito más, que sirvan como palanca más consciente de transformación propia y tal vez ajena.

Para acercarme más a vosotros, a personas con las que ya nos conocemos y a personas con las que todavía no.

La ilusión de un “nosotros” de intereses compartidos, aunque con algunos todavía no nos conozcamos.

Espero que lo disfrutéis.

 

Angels Pons

Socia fundadora de Abiwell